El manto del Labrador Retriever

El pelaje del Labrador Retriever tiene múltiples ventajas, agradable al tacto, impermeable al agua, fácil de mantener limpio, no retiene partículas vegetales, no forma nudos, cómodo de explorar para detectar insectos o espigas. Su pelaje no necesita horas de peluquería profesional, nunca se debe cortar el pelo a un labrador, puesto que su pelaje le proporciona el perfecto aislamiento tanto del frío como del calor. El olor corporal del labrador no es desagradable, ya que su pelaje no acumula suciedad en el pelo.

Las características de la piel y pelo del Labrador le proporcionan las claves para ser un nadador incansable a cualquier temperatura. Posee un pelo corto y denso. Formado por un doble manto, el manto interior o subpelo es suave e impermeable y el manto externo o protector que es más duro y ayuda a mantener la impermeabilidad.

pelo

La piel del labrador retriever tiene una gruesa capa de grasa subcutánea muy importante para mantener el aislamiento del calor y el frío. Otro aspecto relevante de su piel es que contiene numerosas glándulas sebáceas productoras de una cera natural llamada sebo. El labrador produce esta cera natural en cantidad y calidad para mantener el brillo de su pelaje y evitar el desgaste del pelo.

En general para proteger la piel y el pelo de nuestros labradores, hay que:

· Evitar el rasurado del pelo, ya que suele ocasionar picor, enrojecimiento e incluso infección de la piel.

· Reducir la frecuencia del baño con champú al mínimo imprescindible. El baño con champú elimina la cera natural de la piel y su papel protector. Para mantener limpio un labrador, el cepillado semanal suele ser suficiente.

¿Qué debemos hacer en la época de muda?

La muda del labrador es estacional. Su intensidad depende de numerosos factores que incluyen el estado hormonal, la nutrición, la genética y el fotoperiodo.

La muda excesiva puede tener una causa patológica como; endocrinopatías, falta de adaptación al ambiente (calefacción, aire acondicionado en el hogar) o carencia relativa de ácidos grasos esenciales, biotina, triptófano, vitamina A, E y ácido fólico.

La muda normal de un labrador retriever, es corta y de intensidad moderada. Tiene lugar al inicio de la primavera y final del otoño, dependiendo de la climatología y el hábitat principal del perro.

shutterstock_127046474

Para hacer la muda más cómoda y soportable, os damos los siguientes consejos:

· Administrar un suplemento nutricional para el pelo en primavera y otoño. Aunque no se ha demostrado, que sea posible controlar la muda con medidas nutricionales o farmacológicas en un perro que tenga una alimentación equilibrada.

· Realizar un baño con champú en época de muda facilita la eliminación de gran cantidad de pelo muerto y descamaciones, saneando la piel.

· Cepillar diariamente en época de muda. Los cepillos más eficaces son carda grande, rastrillo y cepillo de cerdas duras ( jabalí o nylon).

Primero se recomienda cepillar todo el cuerpo con la carda o rastrillo en la dirección del pelo. Este cepillado debe ser suave, sin presionar ni ejercer fuerza para no provocar arañazos ni lesiones en la piel. Posteriormente utilizar el cepillo de cerdas para eliminar los pelos sueltos.

Una piel limpia y nutrida realizará una muda más efectiva y rápida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba