Labrador Retriever

Labrador Retriever de Abantueso, excepcionales perros de familia, que los seleccionamos por su buen carácter, temperamento, estructura y belleza; lo que los convierte en perros muy funcionales capaces de desarrollar todo tipo de actividad.

Todos nuestros progenitores de Labrador son examinados de las principales enfermedades de transmisión genética asociadas a esta raza: displasia de cadera, codos y atrofia progresiva de retina. Control sanitario integral.

La buena actitud de nuestros perros es el resultado de años de combinación de las mejores líneas inglesas de belleza y trabajo.

Si quieres saber más sobre esta marvillosa raza, ¡ven a conocernos!.

Mi nombre es Pedro García Riaño.

Tlf: 608 523 324

labrador retriever

Primera Camada de Cachorros Red Fox

Labrador Retriever Dual (belleza y trabajo)

La lógica y el buen hacer requerían un viaje a la patria de los Labradores Retriever: Inglaterra. Cuando llegué allí, visité y conocí a muchos Criadores de Labrador Retriever, descubriendo líneas bien diferentes en esta cría: los criadores de exposición, que se basan principalmente en la morfología y, por otra parte, los criaderos de labrador que trabajan para conseguir ejemplares “field trial“, al que le interesa únicamente el olfato y la velocidad del perro, dejando en un plano irrelevante para él la morfología.

Sin embargo, para mi suerte, también descubrí una serie de criaderos de Labrador, que en Inglaterra se conocen como criadores “Dual”, que buscan la perfección morfológica de la misma manera que cuidan el aspecto de trabajo del perro.

Aquí empezaron mis viajes a Inglaterra y un largo recorrido en busca de este Labrador Retriever “Dual”, perro con un gran equilibrio físico-psíquico. A partir de aquí creé mi propio afijo “Abantueso”, que surge de la combinación de estas dos palabras CANTUESO (plantas aromáticas entre las que he pasado tanto tiempo con mis perros y que abundan en la zona donde crío mis Labradores) y ABANTOS (monte más alto de San Lorenzo de El Escorial, Madrid donde tantas veces he subido con ellos).

Galería de Cachorros Labradores de Abantueso

  • cachorros-de-red-fox
  • cachorros-amarillos-red-fox
  • labrador-retriever-cachorro-red-fox
  • cachorro-labrador-retriever2
  • cachorro-labrador-retriever11
  • cachorro-labrador-retriever10
  • cachorro-labrador-retriever1
  • cachorro-labrador-retriever10
  • cachorro-labrador-retriever9
  • cachorros-negros
  • cachorro-negro
  • cachorro-negro-de-abantueso
  • cachorro-labrador-retriever8
  • cachorro-labrador-retriever7
  • cachorro-labrador-retriever6
  • cachorros-de-labrador-retriever
  • cachorro-labrador-negro
  • cachorras-negras-labrador-retriever
  • cachorro-labrador-retriever5
  • cachorro-labrador-retriever4
  • cachorro-labrador-retriever3
  • cachorra-labrador-retriever
  • labrador-retriever-cachorro
  • cachorros-de-labrador-retriever
  • cachorro-labrador-retriever21
  • cachorro-labrador-retriever20
  • cachorro-labrador-retriever18
  • cara-cachorro-negro
  • cachorros-negros-de-labrador
  • colas-tipicas
  • cachorro-labrador-retriever17
  • cachorro-labrador-retriever15
  • cachorro-labrador-retriever14
  • cachorro-labrador-retriever13
  • cachorro-labrador-retriever12
  • cachorro-labrador-retriever19

 

 

Origen del Labrador Retriever

El Origen del Labrador Retriever hay que encontrarlos a principios del siglo XX y, aunque morfológicamente el aspecto de aquellos labradores no era el mismo que tienen los perros actuales, sus cualidades en el campo, su capacidad de adaptación y, sobre todo, su devoción por el hombre han permanecido hasta hoy, dándole a esta raza su buena fama actual.

Hay diferentes teorías sobre cuál es el origen del perro labrador tal y como hoy lo conocemos. Una de estas teorías dice que los orígenes están en el siglo XIX, en Groenlandia. El perro ayudaba a los pescadores, ya que estaba adiestrado para saltar al agua cuando el barco se acercaba al puerto, y recogía con su boca las puntas de las redes llenas de pecesremolcaba la red hasta tierra, mientras que sus compañeros humanos de tripulación vaciaban la carga.

Según esta teoría, algunos de estos ejemplares fueron trasladados hasta el Reino Unido, donde pasaron a trabajar con los cazadores. Aquellos perros de Terranova poseían dos tamaños diferentes; unos eran conocidos como Terranova y los otros, de menor talla y pelaje corto, como perro de St. John. Es a esta variedad a la que se considera como ancestro del actual Labrador Retriever.

Origen del Labrador Retriever Club

El comienzo del Labrador Retriever Club se debe a la intervención de auténticos benefactores, cuya actividad se inicia para proteger y promover la existencia del labrador de pura raza de un modo totalmente altruista. Hubo una larga lista de grandes terratenientes que en las primeras décadas del siglo se encargaron de hacer del Labrador un elemento significativo de la vida rural.

La popularidad del Labrador Retriever fue gradualmente in crescendo, sobre todo por su habilidad para el trabajo como cobrador de caza, pero también como perro de gran belleza. De esto último da cuenta el hecho de que en la década de los 30, dos labradores alcanzaran el título de Best in Show en Crufts. Se trata de un acontecimiento relevante, pues nunca después un labrador ha vuelto a ganar el Best in Show de Crufts.

En el año 1938, el Rey Jorge VI exhibió un labrador en Crufts, criado por su padre Jorge V, un gesto que escenifica la estrecha relación que desde siempre han mantenido los miembros de la Casa Real británica con el mundo del labrador. El propio Rey Jorge VI otorgó al Labrador Retriever Club su patronazgo en 1946, siendo el mismo ostentado en nuestros días por la Reina Isabel II.

Criaderos influyentes de Labrador Retriever

La década de los 40 y los 50 es fundamental en la evolución de la raza Labrador Retriever, ya que en esa época surgen los criaderos y los perros dejan huella profunda y ya reconocible en los Labradores actuales.

Quizá el más conocido, influyente y valioso criadero de las últimas décadas haya sido, Sandylands. Su reputación como origen de los labradores amarillos más típicos y representativos de la raza traspasó rápidamente la frontera de las Islas Británicas y hoy en día su nombre es sinónimo de tipicidad en cualquier parte del mundo.

Otro de los criaderos relevante en el tipo de labradores que podemos ver hoy en día es Ballyduff. Fundado en los 50 por Mrs. Docking, hoy en día es su hija quién se encarga de perpetuar la línea. Lejos del tipo que se atribuye a los Sandylands, los Ballyduff han sido labradores dotados de un excelente sentido y habilidad para la caza, representados por poderosos machos negros de expresiva mirada.

Blaircourt es otro criadero cuya actividad ha dejado huella desde sus comienzos a mediados de los 50, y Follytower produce desde 1973 labradores muy típicos, de elegante porte debido a sus característicos cuello y parte frontal, que les aporta equilibrio, tanto en movimiento como posando.

Otro criadero fundamental de aquella época es Kinley, de Mr. y Mrs. Wrigley, quizá imprescindible para entender la evolución del labrador amarillo en tiempos recientes. En aquellos años 60, dónde ganar un primer puesto en clase abierta con un labrador amarillo era algo excepcional, dada la supremacía y la fidelidad al estándar que representaban los perros negros, los Wrigley se empeñaron en hacer de sus perros amarillos ejemplares aptos tanto para el ring como para las pruebas de campo. Pero quizá el mejor criadero de amarillos haya sido, y sea actualmente, Poolstead.

El criadero Kimvalley ha sido también uno de los más importantes e influyentes de los últimos 50 años, con especial énfasis en algunas de sus hembras amarillas cuya presencia se puede trazar hoy en día en muchos pedigríes fundamentales para la raza.
Y el criadero Lawnwoods ha extendido igualmente su influencia sobre generaciones de labradores a través de sus característicos ejemplares, principalmente amarillos, aunque algunos chocolates, como Lawnwood Hot Chocolate, con su excelente pigmentación y magnífico sentido del movimiento, han sido referentes para la raza tanto en el Reino Unido como en otros países.

Labrador Retriever hoy en día

El Labrador Retriever tal y como se conoce hoy es producto del trabajo de todos estos criaderos, que durante más de cinco décadas han ido moldeando al animal que conocemos hoy en día.

Durante más de cien años de historia, han sido muchas las personas y los criaderos que han aportado su experiencia y esfuerzo para llegar al punto en el que se hallan hoy en día los ejemplares de Labrador Retriever.

Artículo en Revista Feder Caza de Labradores de Abantueso

Decir que Leonardo da Vinci es un gran pintor es decir poca cosa de semejante genio polifacético, del mismo modo que decir que el labrador retriever es un gran perro de caza. El labrador es el genio de los perros, aunque tampoco podemos decir que lo mismo sirve para un roto como para un descosido, porque no es que cumpla cualquier tarea, sino que las realiza de forma brillante.

Su gran inteligencia y elevada actitud siempre le llevan a la búsqueda de la excelencia en cualquier campo. Es, sin lugar a dudas, el mejor perro guía para ciegos, el referente de los perros de asistencia o terapia, el prototipo de detector, el deseado perro de compañía y hogar, el más competente en el rescate sobre escombros. Que le pones a buscar trufas, lleva dos cestas. Que a la pista de sgility, prepara el crono… y así en todo.

Pero sin duda, su esencia, su alma, es de predador. En el campo, ya sea al lado de la escopeta o delante de ésta, despliega todo su potencial: el instintivo legado de sus orígines, el físico construido mediante exquisita selección y el actitudinal, único en el reino animal. Porque es precisamente su actitud lo que hace de él un ser tan especial, tanto en su relación social con el hombre y otros animales, como en el trabajo en general y en la caza en particular.

En este último contexto encontramos muchas razas que cazan para sí, algunas que cazan con la escopeta, y una sola que caza para su dueño: el labrador.

Si el pointer es el “paladín de grandes hazañas en lontananza” y el perdiguero es el “escudero que acompaña al cazador en sus andanzas”, el labrador retriever es el “mayordomo servicial”, pero orgulloso y perfeccionista, deseoso de recibir órdenes, pero ejecutándolas con dignidad y haciendo de cada una de ellas su particular reto de superación. Porque al lado no entiende de trabajos bajo presión o de sometimiento medroso; todos y cada uno de sus actos tienen como motor el placer de la acción y la motivación intrínseca a su naturaleza. Hace así de cada lance un devenir fluido de acontecimientos vitales y hedónicos donde la tensión o la ansiedad no tienen cabida. En este punto me vienen a la cabeza las palabras que Dave Duncan, guarda mayor del Ducado de Forfar, en las Highlands escoceasa, me dijo mientras uno de sus labradores cerraba un complicad cobro de una grosse: “Su cola lo dice todo y su cara lo canta”. Y es que no he visto mayor cara de felicidad en un animal alguno que la de un labrador satisfecho y henchido de orgullo al completar una tarea con éxito y compartirlo con su dueño. Es todo expresividad, de ahí su facilidad para la empatía.

Pero García, “doctor en cinefilia” y “master en selección del labrador” por la “universidad del tesón y la experiencia”, Es una de esas raras personas que han conseguido alcanzar el sueño que tantos criadores llevan años persiguiendo en innumerables razas caninas. Y lo ha hecho como suele ocurrir con esos locos genios, porque no sabía que era imposible.

Hablo de esa entelequia canina llamada “perro dual”, bello y funcional a la vez. Todo cinéfilo experimentado parece tener asumida esa separación en las líneas de sangre de muchas razas, a priori, de trabajo entre castas de belleza para la moqueta y estirpes de fuste e instinto para el trabajo diverso. Ocurre con el pastor alemán, lo mismo con el setter inglés y con el labrador… hasta que nuestro alquimista de Abantueso ha dado con su fórmula. Su plantilla de red fox, sin duda, para deleite de cualquier apasionado de la raza, gran belleza y carga pulsional y temperamento funcional. Morfología al servicio del trabajo.

No es un accidente que el labrador sea un animal amigable y se sienta atrído por el hombre

Pedro, los amigos están para compartir los secretos, ¿no?. ¿Cuáles son los elementos principales de tu fórmula secreta?, le pregunto ante la atenta mirada de media docena de sus canes esperando alguna indicación bajo la sombra de uno de los hermosos fresnos de su finca de Guadarrama (Madrid).

– Mira, Richi, mi principal referencia como seleccionador son los criterios que se utilizaron ya en Inglaterra hace más de cien años. Mis sementales y hembras de cría han de ser ejemplares prototipo de la raza tal, como y para lo que fue concebida en sus orígenes. Busco, por tanto, física como psíquica. Es decir, en cuanto al carácter que sean afectuosos, dulces, fieles, bondadosos, pacientes. Sin signos de agresividad, pero valientes. Sin rasgos de ansiedad o hiperactividad. Y, sobre todo, inteligentes.

– En cuanto al temperamento debe estar siempre dispuesto al trabajo, siendo capaz de pasar de cero a cien en segundos. Es decir, capaz de estar en casa sin hacerse notar a convertirse en un máximo colaborador eficiente y al máximo nivel de activación rápidamente y con dinamismo. Y, muy importante, su grado de adaptabilidad ha de ser enorme. Ese rasgo debe ser sello de la raza, donde ha de destacar sobre el resto, adaptándose con naturalidad a cualquier cambio y situación.

– En cuanto al físico, quiero reproductores robustos y atléticos. De facciones bien definidas y movimiento suelto y ágil, pero potente y resistente. Sin perder la armonía en el desplazamiento. Huyendo del tipo de exposición tendente a la pesadez, casi molosoide y rasgos masivos, que le hacen inoperante en el campo. Y, por supuesto, alta carga instintiva venatoria, olfato y boca dulce en el cobro.Por último, y de vital importancia, un exhaustivo control de todas las enfermedades y taras genéticas.

– Ya, Pedro, gracias pero, no me has contado el secreto.

– Está bien, Richi, no te voy a decir uno sino dos. E inclinándose ligeramente hacia mi oído me dice, bajando la voz, como para que no nos oigan las vacas al otro lado del vallado: constancia y rigor.

Y uno sonríe para sus adentros, sabedor de que también ha echado en la marmita tiempo, mucho tiempo, años… y algunas decepciones y horas de estudio,. Y kilómetros, desvelos y dineros. Y claridad de miras, vamos, objetivos claros.

Uno sabe cosas. Y por eso admira a ese elenco minoritario de criadores, a los que los cazadores que sabemos donde encontrarlos, debemos tantas satisfacciones a través de esos grandes retrievers, bellos pero con seso.

No es un accidente genético que el labrador sea un animal amigable, cercano y se sienta atraído por el contacto con el hombre. Los labradores han sido específicamente criados para trabajar a su lado: en pequeñas embarcaciones en origen y en puestos de ojeo después o tal y como los vemos hoy día en el quiosco del vendedor de la Once con su arnés colgando al lado de los cupones.

Su adiestrabilidad es, sin duda, la más alta de todos los perros de caza. Por supuesto, si contamos con el ejemplar prototipo de la raza y no pretendemos abordar apartados reservados a los especialistas. Si sabemos hacernos con un individuo de líneas venadoras, con la estamina y el fuste (carácter, fuerza, salud y resistencia) que debe caracterizarlos, tendremos entre manos un alumno atento, dúctil, adptable, dispuesto, empático y obediente. Equilibrado de nervios, activo pero no ansioso, orgulloso pero no dominante, seguro de sí mismo, pero no agresivo, apasionado, pero no impulsivo. Instintivo pero reflexivo, pendiente pero no dependiente. Y en cuanto a su especialidad, el cobro, sobrado tesón y templanza, le avalan como al que más.

Y algo en que aventaja a todos sus potenciales rivales de otras razas: el marking. Es el apartado de lance en el momento del cobro en que el perro ha de efectuar un cálculo de distancias y situacional del punto del pelotazo a vista, procesarlo tomando referencias visuales del entorno y memorizarlo rápidamente, mientras otra pieza y otras cuentas más caen alrededor del puesto, ya sea en tierra o agua. La capacidad visual y el mapa mental, cual GPS, unido a su memoria, no dejan de asombrarme. Todo aficionado sabe de la torpeza de la mayoría de nuestros perros de muestra a la hora de calcular el lugar donde el ave cayó tras el disparo, y no hablemos ya de si se le exige el cobro a la orden tras una espera de varios segundos. Parecen totalmente despistados. EL marking es la acción, en concurso, de llegar en línea recta y sin dudas al punto exacto del terreno donde está la pieza abatida tras un tiempo de espera. En esto, que tantas ventajas ofrece en la caza, es vencedor absoluto. Añadámosle una boca dulce como pocas a su dulce temperamento y ¡a disfrutar de una de las más valiosas joyas de la cinefilia!.

Artículo escrito en la Revista Feder Caza por Ricardo Vicente Corredera
Instructor de Movilidad con Perros-Guía en la Fundación ONCE y Coordinador de Cursos de Adiestramiento en la Real Federación Española de Caza.

 

Cría del Labrador con seis meses

El primer año de vida de un labrador retriever equivale a 15 años de la edad humana. Con un año no son adultos ni física ni mentalmente, aún les queda un poco para alcanzar la madurez que llega a los dos años de vida en un macho y al año y medio meses en un hembra.

Un cachorro de labrador de seis meses, es un grandullón pero todavía hay que cuidar y tener muy en cuenta algunos aspectos de su crecimiento.

De los dos a los seis meses su velocidad de crecimiento es muy alta y su aspecto ha cambiado mucho pero aún le queda bastante y no debemos bajar la guardia.

Las principales preguntas de los propietarios de cachorros de labrador a los seis meses de edad, incluyen aspectos relacionados con las necesidades físicas y etológicas.

¿Cuánto debe pesar mi labrador retriever de Abantueso?

Las recomendaciones son en general pero no deben convertirse en una ley, tenemos que valorar al individuo en concreto, su morfología y anatomía influyen mucho en su peso. No pesa lo mismo un cachorro de labrador de líneas field trial que un cachorro de línea clásica por tanto no vamos a poner cifras sino que os daremos unas reglas.

Un cachorro de raza grande a los seis meses no debe pesar más de la mitad de su peso adulto, para no tener sobrepeso y por tanto no favorecer la aparición de displasia.

En los primeros seis meses sube de peso rápidamente, en sólo 4 meses desde los dos meses a los seis duplican su peso. De los seis meses al año, volverá a doblar su peso pero más lentamente que en los primeros seis años de su vida.

Conocer el tamaño de tu labrador al año de edad va a ser tu guía en cuanto al peso durante su crecimiento nadie mejor que Pedro te puede orientar en este sentido puesto que él conoce el peso de sus padres, la evolución de los hijos de esos perros y la morfología y línea física de los mismos.

¿Cuánto y cuantas veces debe comer un cachorro de labrador?

A los seis meses de edad, podemos sin ningún problema alimentar al cachorro dos veces al día.

Su ración diaria será administrada en dos tomas en lugar de tres, por tanto serán dos raciones más copiosas y esto puede alterar la digestión de algunos perros provocando heces menos consistentes o en algunos casos diarrea.

Para realizar el cambio de la manera más inocua para su aparato digestivo, lo ideal sería incrementar los gramos de esta ración de forma gradual, en dos días.

La ración diaria de un cachorro a los seis meses depende de su metabolismo, nivel de actividad y morfología. Generalmente un cachorro de labrador con seis meses come entre 400-600 gramos diarios, aunque insistimos la variabilidad entre individuos es amplia por ello debemos estar pendientes de su forma física y plantear la ración de forma personalizada para cada labrador retriever.

¿Cuánto ejercicio debe hacer un labrador retriever con 6 meses?

Aunque no existen estudios científicos sobre el ejercicio físico en cachorros en crecimiento, desde mi punto de vista hay que controlar el ejercicio puesto que un cachorro de seis meses no tiene cerrado su cartílago de crecimiento ni tiene masa muscular para poder realizar ejercicio intenso sin que repercuta negativamente en sus articulaciones.

Algunos expertos hablan de la regla de los 5 minutos. Esta regla dice que un cachorro puede realizar 5 minutos de ejercicio físico (caminar) por cada mes de vida. Entonces un cachorro de

seis meses puede caminar 30 minutos al día. Además los juegos con el propietario deben evitar los movimientos bruscos y resbalones, no es apropiado cansar un cachorro de labrador lanzando una pelota en un pasillo resbaladizo.

Hasta que tu labrador no cumpla su primer año no es recomendable realizar ejercicio físico intenso como running, caminatas, ir de caza, hacer agility.

¿Es buen momento para esterilizar a mi labrador retriever?

La esterilización se debe realizar tras la aparición de la pubertad, esto es lo correcto desde el punto de vista hormonal y de crecimiento. La pubertad en el labrador retriever que es una raza grande se suele alcanzar entre los 9 meses y el año. A esta edad no ha finalizado su desarrollo, pero es a partir de este momento cuando te puedes plantear realizar la castración.

A los seis meses de edad no recomendamos la esterilización, el momento oportuno para realizar la castración depende de factores, si es macho o hembra, si convienen solos o con otros perros y de aspectos clínicos. Por ello, consulta a tu veterinario sobre los beneficios clínicos de la esterilización y cuando es el mejor momento para tu labrador.

¿Cuándo empezar la educaciónd e mi cachorro de labrador retriever?

Con seis meses de edad, los cachorros de labrador retriever empiezan a desarrollar su independencia, ya no tienen tanto miedo a perdernos de vista. Por tanto, suelen desconectar o hacer escapadas para seguir un rastro o ir a jugar con otro perro.

Además con seis meses han adquirido una fuerza muscular que nos genera incomodidad cuando nos saltan o cuando paseamos porque tiran con fuerza y por ello es el momento en que los propietarios necesitan solucionar “malos hábitos”.

Lo más adecuado es prevenir que aparezcan malos hábitos con un buen asesoramiento en educación canina.

* Queda prohibido el uso de cualquiera de las imágenes y contenidos de la página web salvo consentimiento previo. Propiedad exclusiva de ® Labradores de Abantueso 2014.

Volver arriba

Últimas Noticias