Labrador Retriever > Noticias > Cuidados básicos del perro labrador retriever

Cuidados básicos del perro labrador retriever

Cuidados básicos del perro labrador retriever
¿Nos votas?

¿Cómo debe ser la alimentación?, ¿cada cuánto tiempo hay que llevarlo al veterinario?, ¿cómo tratar su pelaje? Estas y otras inquietudes sobre los cuidados básicos del perro labrador retriever responderemos cómo expertos en el tema. Sigue leyendo nuestro post en Labradores de Abantueso  para que conozcas todos los detalles para mantener a los canes de esta raza.

¿Cómo son los perros labrador?

Este perro de origen canadiense es un animal inteligente, bondadoso, afable y social. No se lleva bien con la soledad, le gusta compartir con la familia y con otros animales. Pertenece a las razas grandes, llegando a tener una altura de 56-57 centímetros a la cruz.

El labrador retriever se adapta bien al estilo de la familia con la que vive. Son animales muy activos, lo ideal es que estén en una casa con jardín donde puedan jugar y ejercitarse. Pero también se pueden criar en un piso si lo llevas a pasear todos los días para que pueda descargar sus energías y socializar.

Son muy buenos como perros guía, de compañía y de rescate. En general son muy saludables, aunque son propensos a ciertas patologías como displasia de caderas o problemas oculares. El peso normal de este can está entre 25 y 35 kilogramos. Sin embargo son muy glotones y tienen tendencia a engordar, por lo que hay cuidar mucho la alimentación de un perro labrador.

En un criadero de labradores puedes encontrar perros color amarillo, chocolate o negro. También los hay con pelaje gris, pero estos no son muy comunes y se encuentran en pocos lugares.

Cuidados básicos del perro labrador retriever

Los labradores son animales muy serviciales y amorosos, en especial los amarillos. Los canela o chocolate son más conocidos por ser animales de trabajo. Y los negro, el color original, son buenos cazadores. Pero todos ellos son buenos animales de compañía para la familia. Así que si has decidido tener uno en casa, debes saber cómo cuidar un perro labrador.

Visitas al veterinario y vacunas

Cuando adoptas un perro lo primero que debes hacer es llevarlo al veterinario. El especialista le hará una revisión general para saber cómo se encuentra su salud y aplicará las vacunas correspondientes.

La primera vacuna del cachorro se coloca a los 45 días. La segunda dosis a los 60-75 días. Luego a los 3 y a los 6 meses. Las vacunaciones se deben repetir cada año.

También es importante desparasitar al perro. Es posible que los cachorros nazcan con parásitos ya que la madre se los transmite a través de la placenta. En estos casos es posible que sea necesario retrasar la primera vacunación, ya que el animalito tendrá las defensas bajas.

El veterinario será el encargado de hacer esto para que tu cachorro labrador crezca saludable. Además, te dará todas las indicaciones necesarias y hará seguimiento a su desarrollo para prevenir enfermedades. Debes llevar a tu perro una o dos veces al año al especialista.

Alimentación del labrador

alimentación de un perro labrador
La alimentación de los perros labradores es un aspecto que hay cuidar mucho. Son animales glotones y algunos suelen comer con ansiedad. Por lo tanto hay que establecer horarios y medidas fijas para las comidas. Esto, junto a la actividad física previene problemas de obesidad.

El pienso para perros que elijas debe cubrir todas las necesidades nutricionales del labrador, un animal grande y lleno de energía. Tiene que ser completo y equilibrado, no lo alimentes con comida para humanos. Además, ten cuidado con los objetos que queden a su alcance porque les gusta mordisquear. Y es común que en el mordisqueo aquello con lo que juegan termine en su estómago.

La rutina de las comidas dependerá de la edad del perro. No será igual la alimentación cachorro labrador que la de uno anciano. Aquí las pautas básicas:

  • Cachorro: darle de comer tres veces al día -desayuno, comida y cena- durante los primeros seis meses. A partir de allí se puede reducir al desayuno y la cena.
  • Adulto: a partir del año y medio se reduce la alimentación a una vez al día con un pienso rico en proteínas. Si notas que el perro come con mucha ansiedad mantén las dos comidas diarias.
  • Anciano: al llegar a esta edad hay que alimentarlos con un pienso específico, que sea fácil de digerir. El labrador anciano tiende a engordar al reducir la actividad física y por el aumento de los depósitos adiposos.

Para fijar las rutinas de alimentación y evitar que el perro coma con ansiedad, coloca los comedores por un tiempo determinado. Luego retíralo para que no coma demás. Si por algún motivo tu perro muestra problemas de obesidad puedes alimentarlo con pienso bajo en calorías.

Higiene del perro

En general los labradores son fáciles de cuidar. Sigue estas recomendaciones básicas para la higiene del labrador:

  • Báñalo una vez al mes o cuando esté muy sucio.
  • Usa un champú específico para perros, nunca utilices uno para humanos.
  • Seca bien el pelaje después de cada baño para que no produzca malos olores.
  • Cepilla el manto del perro con un cepillo para perro labrador un par de veces a la semana.
  • Si quieres que tenga un pelo más brillante, cepíllalo a diario por 5 minutos.
  • Limpia las orejas con gasa y suero específico para evitar infecciones por acumulación de suciedad.
  • Suelen acumular sarro en los dientes, para evitarlo dales juguetes de cuerda, mordedores y snacks dentales.

Ejercicios y socialización

Ejercicios perro labrador
Los labradores son perros muy energéticos, por lo que necesitan hacer mucha actividad física. Salir a pasear y jugar ayudará a que gasten las energías acumuladas, además previene problemas de obesidad.

Si vas a adoptar labrador retriever debes saber qué actividades les entusiasma. Les gusta correr, por lo que te acompañará mientras trotas o montas bicicleta. Entre sus juegos favoritos está recuperar juguetes. Lleva una pelota al parque o al jardín y lánzala para que la recoja. En casa le puedes enseñar a traer el periódico.

También les gusta el agua, así que lo puedes llevar a nadar de vez en cuando.

Permite que comparta con otras mascotas y con los miembros de la familia. Son muy sociables y muy buenos como animales de compañía. Edúcalos sin gritarle, son muy sensibles y perderán la confianza en ti si lo haces. Sigue estas recomendaciones y tendrás un perro labrador feliz.

Estos son los cuidados básicos del perro labrador retriever. ¿Quieres saber más sobre esta raza? Continúa leyendo nuestros post para tener más información y no olvides compartirla en tus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba