Un perro labrador feliz

Un perro labrador feliz
¿Nos votas?

A continuación vamos a detallar algunas ideas que consideramos una buena base  para mantener un perro labrador feliz y lo más sano posible. a través de un manejo, sentido común y cuidados básicos del labrador retriever.

La dieta en el perro labrador retriever

Los labradores deben tener una dieta adecuada a su raza, edad y tamaño. Todos los perros no necesitan el mismo tipo de alimento. Cada pienso suele estar especialmente diseñado. Con unas características especiales, planeadas y formuladas según sus características.

Por otro lado, la obesidad en el perro labrador es un gran problema muy extendido y serio. Un labrador retriever en forma será un perro mucho más sano y por tanto feliz. Tendrá mucha más energía y, por supuesto, serán perros menos propensos a problemas de salud asociados a la raza como la displasia de caderas o codos.

Ejercicio en un perro labrador feliz

Es una raza activa y son más felices, siempre y cuando se les aporte el ejercicio necesario y adecuado a su edad.

No podemos pasarnos en perros jóvenes para evitar, en la medida de lo posible, problemas futuros. Pero un buen paseo por el campo, la natación o el juego serán muy divertidos para tu labrador.

Entrenamiento de un labrador de abantueso

El entrenamiento ayuda siempre a que tu amigo sea y esté feliz. Además, puede ser otra manera de mantenerlo en forma y entretenido. Como “retriever” que es, un labrador siempre querrá perseguir y traer cosas. Si, además, añadimos algo de obediencia básica, la convivencia con el labrador será mucho más tranquila y llevadera para todos los miembros de la familia. Así como para las visitas de amigos y familiares a casa.

Rutinas y constumbres

Mantener un horario para las comidas, tiempo de acostarse y juego es importante. No solo para un labrador retriever sino para cualquier raza de perro. Tener una vida estable y equilibrada, con unos horarios establecidos y sin muchos cambios, ayudará al labrador a estar mucho más tranquilo y seguro.

Un labrador seguro

En la casa, jardín o patio debe tener a mano los elementos necesarios para que esté confortable. Agua limpia, un terreno donde echarse tranquilo y fresco, etc. Todo controlado para que no pueda escaparse. Que no tenga acceso a productos químicos o venenosos. Y por tanto peligrosos para su salud si trata de masticarlos o comerlos. Un labrador seguro es un perro feliz.

El juego con tu perro

Diviértete con tu perro labrador. ¡No lo dudes ni un momento!

Juegos, entrenamientos, cobro de objetos, baños, acurrucarse y dormir juntos o rascarlo. El dueño debe proporcionar momentos divertidos y complacer ese carácter juguetón que tienen los labradores. Tratar de inventar retos, juegos y trucos y proporcionarle cada día su tiempo de ocio.

Todos necesitamos algo de diversión en nuestra vida. Con lo que asegúrate de que tu mejor amigo recibe su tiempo para liberar energía y ser feliz.

perro labrador

Cariño por tu compañero

Parecerá algo cursi quizás, pero es un ingrediente muy importante para tu perro. Un paseo juntos, hablarle y dedicarle tiempo (si puede ser sin móvil mejor). Recompensarlo, acariciarlo, incluso ordenarle algunos comandos básicos como sienta, tumba o junto… el se sentirá útil.

Un perro labrador feliz es un perro que por su carácter debe ofrecer disponibilidad total hacia su dueño, ganas de complacer a su amo. Por tanto, llamar su atención, proponerle retos, llevarlo contigo por el campo, dejarlo descubrir e incluso equivocarse. Y, como decíamos, dale cariño, crearás un vínculo especial con vuestro compañero.

Volver arriba